3 Partes de la Nariz

La Nariz es el fragmento del tracto respiratorio que se halla al frente y al eje de la cara. Lo utilizas para respirar aire y para reconocer y oler los aromas de tu alrededor. La anatomía exterior de la nariz contiene la cavidad nasal, los senos paranasales, los nervios, la provisión de sangre y los linfáticos. Estas son las Partes de la Nariz más conocidas por la ciencia aunque suelen existir otras partes que son áreas mas profundas de tu Nariz.

La parte externa de la Nariz contiene la raíz entre los ojos, el revés que corre el centro y la cúspide en la punta de la Nariz. Dos huecos denominados como las fosas nasales o nares aprueban la entrada de aire. Están fraccionadas por el tabique nasal o la pared limítrofe del cartílago y el hueso, y los fragmentos que envuelven las fosas nasales se denominan singulares. Las narices poseen una parte ósea que está creada por el tabique nasal óseo, los huesos narigones y porciones de los maxilares, palatina y núcleos frontales. El fragmento cartilaginoso de la nariz está creado por dos recubrimientos laterales, dos recubrimientos alar y un cartílago septal.

Partes de la Nariz

Partes fundamentales de la Nariz

La cavidad nasal

Las fosas nasales funcionan como el ingreso a las cavidades nasales, que se dividen consecutivamente hacia la nasofaringe por medio de las coanas. Los muros de la cavidad nasal contienen las subsiguientes características:

Techo: la cubierta se fracciona en tres fragmentos: El frontonasal, la etmoidal y el esfenoidal. Cada porción incumbe al hueso profundo del mismo seudónimo.

Suelo: Es la superficie que se asienta en el transcurso palatino del maxilar y la lámina horizontal del núcleo palatino.

Pared medial: este tabique nasal, que está creado por la lámina perpendicular del núcleo etmoidal, el vómero, el recubrimiento y las cimas nasales de los núcleos maxilar y palatino.

Pared lateral: este panel está determinado por tres cubiertas nasales es decir la superior, la media y la inferior, que se programan hacia abajo desde el tabique. Fraccionan la cavidad nasal en cuatro entradas que poseen aberturas a los senos paranasales: El cesación esfenoetmoidal se halla en el fragmento posterior de la cubierta superior y posee la ranura para el seno esfenoidal.

El orificio nasal superior se halla entre la cubierta superior y la media y posee grietas a los senos etmoidales traseros.

El orificio nasal medio es más extenso y más recóndito que el meato nasal principal. El seno frontal se nlaza con el meato nasal intermedio por medio del infundíbulo, una abertura que se abre hacia el orificio semilunar cauce en el hueso etmoideo. La cavidad maxilar se divide hacia el hiato semilunar. Una algazara etmoidal es una tumefacción esférica creada por las células etmoidales medias, o concavidades colmadas de aire se forma justo por arriba del hiato semilunar. Los huecos etmoidales medio y anterior desaguan hacia el meato narigón medio. El meato nasal menor se halla debajo de la cubierta nasal inferior. El canal nasolagrimal se divide en este meato.

La concavidad nasal está almohadillada de mucosa nasal, a singularidad del vestíbulo nasal, que está revestido de piel. La gomosa sobre el tercio principal del seno nasal es el espacio olfativa. El aire pasa por las cavidades y la mucosa especializada denominada epitelio olfatorio, de este modo el aire se inhala por medio de la nariz. El epitelio olfatorio domina emisores de neuronas olfatorias que revelan olores. Las neuronas olfativas se acoplan para establecer haces nerviosos que se desarrollan por medio de la placa cribiforme del núcleo etmoidal hasta el cuello olfativo. El tracto olfativo transfiere la indagación sensorial sobre el olfato.

Los senos paranos

Los senos paranasales es una de las Partes de la Nariz donde son cavidades colmadas de aire en los huesos anterior, el etmoidal, el maxilar y el esfenoidal. Están recubiertos con una membrana adherente y poseen pequeñas grietas en la cavidad nasal:

Seno maxilar: este hueco se halla en el organismo del maxilar, posteriormente de la mejilla, justo por arriba de las raíces de los dientes específicamente en los premolares y molares. Posee un perfil de pirámide. Se divide hacia la cavidad nasal por medio del hiato semilunar.

Senos frontales: hallados adentro del hueso frontal, cada uno de estos huecos posee forma triangular y se desarrolla por arriba del extremo medial de la ceja y con dirección hacia atrás hasta el círculo. Se parten en la cavidad nasal por medio del hiato semilunar.

Senos esfenoides: estos huecos se hallan en el hueso esfenoides. Cada uno se divide en el descanso esfenoetmoide.

Senos etmoidales: los huecos etmoidales anteriores, intermedios y posteriores están situados en el hueso etmoideo entre la narigón y el ojo. El hueco anterior se divide hacia la concavidad nasal por el infundíbulo, el hueco medio se divide hacia la vesícula etmoidal y la concavidad posterior se divide hacia el meato principal.

Nervios, vasos de sangre y linfáticos de la nariz

El abastecimiento de nervios a la Nariz externa es suministrado por las descendencias infratrochlear y narigón exterior del nervio oftálmico y la descendencia infraorbital del impulso maxilar, que crean fracción del nervio trigémino. Los nervios olfativos transitan por medio de la lámina cribiforme del núcleo etmoidal. La inervación sensorial usual de la concavidad nasal y los huecos paranasales procede del nervio oftálmico y el nervio maxilar. Las Partes de la Nariz permiten un funcionamiento ideal de este órgano sensorial.

La sangre se provee a la porción externa de la nariz por medio de las descendencias de las arterias oftálmica y maxilar. La dermis de la ala y el muro son proveídas por la arteria facial. La sangre es transportada a los tabiques de la concavidad nasal y los huecos paranasales por descendencias de la arteria maxilar. La más trascendental es la arteria esfenopalatina, que se anastomosa con una descendencia de la arteria labial principal. La sangre arterial es restituida desde la concavidad nasal por las venas que escoltan a las arterias.

La linfa de la concavidad nasal se desagua hacia los ganglios linfáticos submandibulares y los conductos de vasos que drenan hacia los ganglios linfáticos espinales recónditos superiores.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.